En zonas de clima mediterráneo las hembras de Kinosternon suelen realizar las puestas a principios de la primavera, justo después de salir de la hibernación, aunque después durante los meses de mayo y junio pueden realizar algunas puestas más. En ejemplares mantenidos en acuaterrarios con calefacción las puestas pueden realizarlas a lo largo del año.
Cada puesta suele constar de entre 3 y 4 huevos, y cada hembra puede llegar a realizar hasta 3 puestas cada temporada (aunque lo más habitual suelen ser 2).
Para realizar la puesta las hembras buscarán una zona sombría, normalmente cercana a algunas plantas (probablemente para conservar mejor la humedad y para que estén más protegidos del paso de otros animales) y no muy lejos del agua. Con sus patas traseras excavarán un pequeño agujero donde pondrán los huevos. Este agujero no suele ser profundo, y normalmente el último huevo queda parcialmente al descubierto.
Algunas hembras pueden poner también los huevos directamente sobre el suelo, entre hojarasca y algunas plantas.

 

Hembra de Kinosternon scorpioides realizando la puesta cerca de unas plantas Hembra de Kinosternon cruentatum albogulare poniendo huevos 
Vista de un huevo semi-enterrado Hembra poniendo huevos cerca de otra puesta (a la izquierda)
Después de poner los huevos procederá a colgarlos de tierra con sus patas traseras Hembra de Kinosternon cruentatum realizando la puesta (Foto cedida por Jonathan González)
Huevo puesto directamente sobre tierra debajo de un arbusto La puesta la suelen realizar muy cerca de alguna planta
Los huevos son muy elípticos y de un tamaño relativamente grande Radiografía de una hembra con 5 huevos en su interior (Foto cedida por dominga y domingo)
Esta hembra lleva 6 huevos que probablemente pondrá en dos puestas distintas (Foto cedida por dominga y domingo) Comparación de las radiografías de dos hembras (Foto cedida por dominga y domingo)



 

Incubación de la puesta


Se recomienda coger los huevos de cada puesta en el mismo día que la hembra los ha expulsado, ya que de esta forma podemos evitar que las futuras crías puedan morir al ser manipulados los huevos. Siempre deberemos tener mucho cuidado en no voltearlos ya que se deberán incubar exactamente como los has puesto la hembra (para no perder la posición se recomienda marcar con un lápiz la parte superior). En caso de voltear los huevos es muy probable que el embrión muera.
Se pueden incubar en incubadoras especiales para reptiles o bien en incubadoras caseras. En ambos casos deberemos controlar muchísimo que la humedad y la temperatura sean lo más constantes posibles (un 85-90 % de humedad y una temperatura de unos 28 ºC). Deberemos abrir la incubadora a diario para renovar el aire de su interior (no le debe faltar el oxígeno).
En libertad los huevos de estas especies pueden realizar diapausa, es decir, el desarrollo embrionario queda pausado debido a las condiciones externas (temperatura, humedad, ...). Por este motivo muchos criadores de estas especies siguen distintas formas de incubación. Estos son algunos ejemplos:
- Enric Pàmies: En mi caso disponía de 12 huevos viables a priori de Kinosternon scorpioidesK. cruentatum cruentatum y K. cruentatum albogulare. Utilicé una incubadora Jaeger manteniendo la temperatura y humedad constantes, a 29-30ºC y a un 85-90% de humedad. Pasados 190 días procedí a abrir un huevo que a contraluz se veía totalmente opaco desde hacía más de un mes y medio, y de él salió una preciosa cría de Kinosternon cruentatum albogulare totalmente formada y sana que no había conseguido romper el huevo. Por suerte la tortuga estaba viva y está en pleno crecimiento. En dos huevos de K. scorpioides había las crías bastante formadas pero muertas durante el desarrollo por causas desconocidas (en uno de los huevos había gemelas), y en el resto de huevos no hubo ningún tipo de desarrollo embrionario.
- Jonathan González: Una primera puesta la incubó también a 29ºC, sin obtener ninguna cría. En la segunda puesta incubó los huevos aproximadamente un mes a 23-24ºC, subiendo la temperatura posteriormente a 27-28ºC y con una humedad del 75-85% en todo momento. En este caso obtuvo dos crías de Kinosternon cruentatum pasados 112 días (en su caso también procedió a la apertura de los huevos tras observar una opacidad absoluta durante un mes y medio).
- Sebastian Nickl: Tal y como podremos leer en su artículo "Husbandry and breeding of the red-eared scorpion mud turtle,Kinosternon scorpioides cruentatum" aparecido en la revista Radiata, volumen 18 número 3 (versión inglesa), él utilizó dos métodos distintos: en un caso mantenía la temperatura de incubación a 27-30ºC durante el día y a 5ºC por la noche. En el otro caso empezó la incubación con un ambiente húmedo, y fue bajando el nivel de humedad durante la incubación. Con ambos métodos obtuvo crías pasados 100-160 días.
- Conozco algunos casos en que las primeras 3-4 semanas los criadores ubican los huevos en una nevera a 4ºC, para posteriormente pasarlos a la incubadora a 27-28ºC.
Como habréis podido observar las posibilidades son muchas, por lo que no existe un único sistema infalible de incubación.

IMPORTANTE: En dos casos de los mencionados acabamos abriendo los huevos de forma manual. Esto en general no es nada recomendable, ya que en el caso de estar el embrión a medio desarrollar lo podríamos matar. En ambos casos se hizo tras observar a trasluz el completo desarrollo del embrión durante más de un mes y medio. 

Los huevos de las tortugas del género Kinosternon son de cáscara dura, lo que los hace más tolerantes a pequeñas oscilaciones de temperatura y humedad (al contrario que los de cáscara blanda).

El año 2007 pude observar dos curiosos casos que confirman la gran adaptación de estas tortugas a los distintos climas y condiciones meteorológicas:
- En el mes de septiembre encontré una cría de Kinosternon scorpioides saliendo del huevo. Lo curioso del caso es que el huevo había sido puesto en la caja de hibernación de las tortugas entre periódicos arrugados. En este sitio había otros 4 huevos, todos agrietados o rotos (las tortugas les habían pasado por encima durante la hibernación). Esto ocurrió porque a principios de la primavera había sacado al exterior las tortugas, y las había vuelto a entrar a su caja de hibernación en algunos días más fríos. Durante estos días las hembras aprovecharon para poner los huevos entre el periódico.
Debemos suponer que el papel de periódico mantuvo la temperatura y humedad muy constantes, lo que permitió la correcta evolución del único huevo intacto.
- En el mes de octubre encontré una cría de Kinosternon cruentatum en el recinto exterior. Debo suponer que una hembra realizo una puesta al exterior (la debió esconder bien, ya que ni la vi) y con las temperaturas del verano el embrión fue creciendo hasta que la cría eclosionó en octubre. Debo remarcar que esto sucedió en una zona de clima mediterráneo, un clima muy distinto al hábitat de esta especie.

 

Diez huevos a punto de incubar La vermiculita se utiliza mucho para la incubación porque mantiene muy bien la humedad
Una caja de porexpan puede ser utilizada como incubadora casera (Foto cedida por GYO2007) Dentro de esta caja pondremos un pequeño recipiente de plástico lleno de agua. Dentro del recipiente pondremos un calentador de agua, y flotando en ella dejaremos otro recipiente con los huevos que queramos incubar (Foto cedida por GYO2007)
Al cerrar la caja, se mantendrá la humedad y temperatura (Foto cedida por GYO2007) Deberemos controlar a diario la temperatura y humedad para ver que esté entre los rangos adecuados (Foto cedida por GYO2007)
Cría de Kinosternon scorpioides saliendo del huevo Cría de Kinosternon scorpioides saliendo del huevo
Cría de Kinosternon cruentatum saliendo del huevo (Foto cedida por Jonathan González) Cría de Kinosternon cruentatum saliendo del huevo (Foto cedida por Jonathan González)
Tortugas "gemelas" que murieron durante la incubación Una vez han nacido lo mejor es ponerlas con servilletas húmedas y Betadine(Foto cedida por Jonathan González)
Neonato de Kinosternon cruentatum albogulare En esta imagen se puede observar un pequeño resto del saco vitelino

 

 

Cuidado de las crías


Deberemos comprobar que las crías vayan absorbiendo sin problemas el saco vitelino, y controlar también que cicatrice sin problemas. Durante estos primeros días ubicaremos la cría en un recipiente con servilletas o bayetas nuevas húmedas donde echaremos Betadine. Durante este tiempo iremos controlando la correcta absorción del saco vitelino y cambiaremos a diario les servilletas húmedas o limpiaremos la bayeta para que sea lo más higiénico posible. Si esto ocurre en épocas del año en que la temperatura ambiente sea fría, colocaremos una lámpara infra-roja encima del recipiente para que mantenga la temperatura a 26-28ºC. 
Cuando hayan absorbido el saco vitelino las pasaremos a un acuario, con unos 5 cm de agua al principio, y con varias rocas, plantas y rampas que les permitan salir del agua a descansar. Poco a poco podemos aumentar el nivel del agua hasta los 10-15 cm (para que las crías vayan empezando a nadar). El agua del acuario se mantendrá a 26ºC aproximadamente.
Las crías son bastante acuáticas, por lo que los primeros meses no será necesario habilitar ninguna zona terrestre.
Con solo dos semanas de vida veremos como las crías ya empiezan a comer sin problemas. Podemos darles pienso para tortugas acuáticas (hay que reblandecerlo antes con agua), un poco de carne poco grasa, pescado, algunos vegetales, ...
 

Cría recién nacida Cría recién nacida de K. scorpioides
Pequeña cría sobre coco-chips Los primeros días debemos mantener las crías con solo 1-2 cm de agua
Los neonatos tienen un tamaño inferior a los 3 cm Cría de K.c. albogulare con unos pocos días de edad
Vista del plastrón de una cría con pocos días (ya ha absorbido totalmente el saco vitelino) Los recién nacidos de Kinosternon (a la izquierda) son un poco más grandes que los de Sternotherus
Acuario para crías con más de 2 semanas Estas crías se esconderán entre la vegetación
Las piedras y rampas les permitirán salir a respirar sin problemas y a descansar Gran acuario para mantener crías y juveniles de Kinosternon cruentatum(Foto cedida por MASTERYUD2)
Estas tortugas crecen a gran velocidad. Los ejemplares de la foto tienen apenas 2 meses (Foto cedida por MASTERYUD2) Crías de Kinosternon cruentatum (Foto cedida por MASTERYUD2)

 






gadgets para blogger
xo


=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=